Rosário

 

Imagen

Mi gato de Schrödinger tiene hambre.

Mi gato de Schrödinger quiere salir.

Mi gato de Schrödinger me araña,

está en silencio,

no se sabe si habrá de morir,

vive en mis adentros pero nunca lo vi.

Es una forma de tortura,

tenerlo dentro y no dejarle vivir,

es un experimento para ver hasta cuando aguanta

y si realmente era un gato, una liebre o una perdiz.

Schrödinger, perdóname,

cuidaré de ti,

aunque me cueste la vida,

te sacaré de ahí.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s