Postren

IMAG0408_edit0

La vergüenza y la decepción se encuentran en un restaurante para cenar.
Hay un gran background resonando de fondo,
copas, cubiertos, conversaciones de fondo en un segundo plano.
Es como el paisaje de un retrato del silencio.

La vergüenza habla primero,
tímida titubea, tartamudea,
dice y se desdice,
se hace fuerte, se retracta y se contradice.
Pero habla,
es importante, hay que hablar,
no somos entes de soliloquio, no queremos a narcisos del coloquio.

La decepción contesta,
todo es no,
todo es ya pero,
todo es y si,
todo es fuera, allá, el otro.
Pon la atención en sus ojos,
distrayendo constantemente el centro de atención en platos rotos, sin mirar sus rostros.

Tenemos una conversación en diferido
sin compromiso,
con interferencias sin tonos de aviso,
suena un mensaje, dame vuelcos que me deshacen.

Quiero seguir conversando hasta el postre,
el café,
dame una copa, un puro a poder ser,
no pidas la nota hasta el anochecer,
podrás quedarte hasta el amanecer?

Que puedo hacer, si para mi opción A. Soy su plan B.
Dime si esperando sentado tendré algo que hacer,
cojo las maletas y echo a correr.

Creo que no quiero obedecer,
ni a ti,
ni a nadie,
no quiero hacer,
permanecer esta bien,
enmudecer también,
seré un pasajero en este tren que cambia de estación, de anden,
esté donde esté la parada, el destino, llegaré,
solo quisiera saber si en su momento lo sabré.

Autómata robot, fuera de cobertura, Escrituras automáticas en el anden

Un comentario en “Postren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s